¡Bizcochos de un mordisco! ñam…

La de hoy es una receta genial para compartir un rato con los peques de la familia disfrutando juntos. Los Cakepops -que es como se llaman estas pequeñeces- son fáciles, rápidos y no necesitan ni horno, ni vitro, ni nada que pueda ser peligroso para que los niños dejen volar su imaginación cocinando con nosotros. Os animo a probar porque las risas están aseguradas…

20121224-131948.jpgLos cakepops son de origen americano y consisten en una masa a base de galleta o bizcocho y queso crema a la que se le puede añadir el sabor o textura que nos apetezca. Es cuestión de ir probando y de saber que la consistencia de la masa ha de ser parecida a la plastilina para poder trabajarla y por tanto siempre que no abusemos de los líquidos y tengamos controladas las proporciones de queso y bizcocho o galleta, podemos inventar…

Los que hoy os propongo son de galletas Oreo y queso Philadelphia. Sencillos, deliciosos y sin duda un regalo divertido para los más pequeños de la casa y para nosotros, que disfrutaremos el doble si los hacemos con ellos…

¿Qué necesitamos?

Ingredientes para 10 cakepops, chupachups de bizcocho, bizcobolas o bizcochups… ¡llamadlos como queráis!

  • 150 gr. de galletas Oreo.
  • 60 gr. de queso crema tipo Philadelphia.
  • 50 gr. de chocolate de cobertura negro.
  • 50 gr. de chocolate de cobertura blanco.
  • Palitos para cakepops. Podéis utilizar los de bambú que venden para hacer brochetas, son los que yo utilizo.
  • Un trozo de porexpan o un par de vasos llenos de arroz o un soporte para cakepops.
  • Sprinkles de colores al gusto.

OJO: Si en vez de hacerlos con galletas, vais a usar bizcocho, tendréis que pesarlo desmigado y añadirle la mitad de su peso en queso crema. Por lo demás el proceso es el mismo.

20121224-131939.jpg

¿Cómo lo hacemos?

  1. Trituramos las galletas hasta que quede ‘polvo de oreo’. Si no tenemos un robot que pueda hacer esto, cogemos una bolsa de plástico limpia (puede ser de las que se utilizan para congelar alimentos) la cerramos bien. La metemos dentro de otra bolsa de plástico y damos unos golpes con algún instrumento de madera que tengamos por la cocina (mortero, rodillo, mazo…) Si no quedan pulverizadas del todo no hay problema. Eso sí, cuanto más pequeños sean los trozos, mejor daréis forma de bola a la masa.
  2. Pasamos las galletas trituradas a un bol y añadimos el queso crema. Mezclamos bien. La masa, como os decía antes, tiene que quedar como una plastilina (manejable, untuosa, pero que se pueda trabajar sin pegarse a las manos). Si veis que se os pega y no queda uniforme, añadid más galleta triturada. En principio y con la proporción que os he puesto, no deberiais tener problemas.
  3. Comenzamos a hacer bolas. Vamos cogiendo un poquito de masa y con las manos formamos bolas del tamaño que queramos (tened en cuenta que dependiendo del tamaño que las hagáis, os saldrán más o menos bizcochups) y las vamos colocando en una bandeja. Una vez las tegamos todas, las metemos en la nevera una media hora para que se enfrien y cojan cuerpo. En este tiempo podéis aprovechar para ir preparando la mesa con los Sprinkles, y las ‘herramientas’ que vayáis a necesitar para decorarlas.
  4. Pasada la media hora, fundimos el chocolate negro (baño María o microondas, lo que prefiráis. Si elegis microondas, recordad echar un ojo cada 15-20 segundos para que no se os queme).
  5. Cogemos un palito, mojamos uno de los extremos en el chocolate fundido y lo clavamos en la bola de masa. Tened la precaución de no atravesar la bola entera, el palito se clava como hasta la mitad de la bola. Veréis que el chocolate con el que hemos mojado el palito sirve de ‘tope’ para que la bola no caiga palito abajo cuando lo cojamos. Cuando estén clavados todos los palitos, metemos en la nevera otros diez minutos para que se endurezca el chocolate y luego podamos manejarlos y recubrirlos sin problemas.

    20121224-131958.jpg

  6. Preparamos un soporte para nuestros bizcochups. Puede ser: un trozo de porexpan, un vaso lleno de arroz en el que luego los vayamos ‘clavando’ o un soporte que hayamos comprado para estos menesteres (en tiendas online encontraréis muchos y muy distintos)… Yo me decanto por el vaso de arroz como podéis ver en las fotos…
  7. Fundimos el chocolate blanco ( igual que el negro… ) y comenzamos a decorar con los chocolates nuestros cakepops. Para recubrirlos: metemos el bizcochito en el chocolate y le damos una vuelta girándolo sobre sí mismo. Lo sacamos y le damos otro par de vueltas sobre sí mismo. Si queremos decorarlo con filigranas de chocolate o con sprinkles, éste es el momento. Decoramos al gusto, colocamos en el soporte que hayamos elegido y los dejamos enfriar en la nevera hasta que el chocolate solidifique.

Podemos conservarlos dentro de una caja de cierre hermético en la nevera durante una semana.
Y… ÑAM… ¡A disfrutarlos!

20121224-131927.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s