¡¡Mis primeros Macarons!!

mOVIL VARIAS VARIAS 1044

Tenía muchas ganas de preparar Macarons. Son unos pastelitos franceses que siempre me han llamado la atención por lo divertidos que me parecen, redonditos, de colores, apetecibles, pequeñitos…

Son muchas y muy variadas las recetas que circulan por la red sobre ellos, por lo que antes de hacerlos me he dado un buen paseo cibernético leyendo algunos consejos y trucos en forma de post que para mí han sido fundamentales antes de ponerme manos a la obra… Geniales por ejemplo el post de Las recetas de Sara (con un muy buen paso a paso), el de Unodedos, el de Martha Stewart o el de uno de los blogs más deliciosos de la red La receta de la felicidad.

Después de mucho leer he llegado a la conclusión de que hay tres cosas que repiten quienes los han hecho en más de una ocasión y que garantizan el éxito de estas pequeñeces:

– Tamizar perfectamente azúcar y almendra molida. Dos veces, o tres…

– Batir con cuidado de no perder el aire del merengue.

– Dejarlos reposar antes de hornear hasta que al tocarlos estén secos (una hora larga o dos…)

Pero como con casi todo, también con las recetas, se va apendiendo un poco sobre la marcha. Yo después de estos primeros Macarons, he descubierto cosas que aplicaré la próxima vez que los haga. Por ejemplo, me han salido más ‘altos’ de lo que me habría gustado… lo que significa que tengo que dejar salir menos cantidad de masa en cada uno. Además, tengo que cambiar de plantilla. Utilicé esta, pero cuando los metí en el horno, a pesar de que estaban todos alineaditos y que de tamaño salieron bastante uniformes, hubo algunos que se pegaron a otros. La próxima quiero probar con esta otra. Y me dí cuenta también de que a la parte de masa a la que añadí colorante, a pesar de ser en gel, quedó un pelin más líquida… aunque realmente esto no fue problema, porque quedaron igual de bien unos que otros.

En la lista de la compra tenéis que apuntar:

  • 70 gr. de almendra molida. En algunas recetas utilizan en su lugar harina de almendra.
  • 100 gr. de azúcar glas.
  • 45gr. de claras de huevo. Yo he utilizado claras pasteurizadas. Es importante que estén a temperatura ambiente. Si preferís utiizar claras de huevos ‘frescos’, recomiendan que las claras sean envejecidas: que una vez separadas de la yema, las dejemos un día en la nevera y las saquemos unas horas antes de utilizarlas.
  • 20 gr. de azúcar granulado.
  • 1/2 cucharada de azúcar avainillado.

La receta:

  1. Trituramos la almendra. Yo utilicé para ello la termomix y quedó pulverizada.
  2. En un bol tamizamos el azúcar glas y la almendra molida. Mezclamos bien y tamizamos de nuevo.
  3. En un recipiente grande comenzamos a batir las claras para conseguir llevarlas a punto de nieve. Cuando comiencen a espumar añadimos los 20 gramos de azúcar granulado y el avainillado. Y continuamos montando hasta que quede un punto de nieve duro.
  4. Ahora tamizamos de nuevo y poco a poco sobre las claras montadas la mezcla de almendra y azúcar. (Si vais a añadir colorante, este es el momento en el que lo hice…) Hay que hcerlo con cariño. Despacito. Mezclando con movimientos envolventes para que no se bajen demasiado las claras y podamos ir buscando el punto perfecto de la masa, que tiene que quedar fluida pero no líquida, de tal manera que al meterla en la manga pastelera y formar el macaron, quede redondito y no pierda la forma.
  5. Uno de los trucos para saber que la masa está lista es probar con un macaron, si al formar el círculo el pico que queda se baja a los pocos segundos, la masa está en su punto.
  6. Preparamos entonces una bandeja de horno con un papel de hornear. Y bajo el papel de hornear colocamos la plantilla.
  7. Rellenamos la manga pastelera con la masa y comenzamos a hacer macarons. La boquilla de la manga que yo he utilizado ha sido la redonda lisa nº8 de Wilton. Para ello: presionamos la boquilla contra el papel y apretamos hasta que veamos que se cubre el círculo de la plantilla. Repetimos la operación hasta vaciar la manga.mOVIL VARIAS VARIAS 1045
  8. Una vez colocaditos todos los Macarons, con mucho ciudado retiramos la plantilla y los dejamos reposar hasta que al tocarlos estén seca la capa de arriba. Según he leído este paso es fundamental para que la masa se ‘seque’ en la superficie y cuando se estén cocinando en el horno, -al no poder subir por la costra que se ha formado al secarse-, la condensación del pastelito salga por debajo y se forme el característico ‘pie del Macaron.
  1. Así que tras una hora y media o dos, recordad que al tocar tienen que estar secos, precalentamos el horno a 130º.
  2. Introducimos la bandeja con los Macarons con calor arriba y abajo y dejamos durante unos 15-20 minutos. El tiempo y los hornos, ya sabéis como es… En el mío fueron 17 minutos exactos.
  3. Pasado este tiempo, los sacamos del horno y dejamos enfriar.mOVIL VARIAS VARIAS 1046
  4. Una vez fríos, los despegamos con mucho cuidado, (son muy frágiles y se pueden romper con facilidad) y los rellenamos de lo que más nos guste. En mi caso tenía hechos un ganaché de chocolate blanco y otro de chocolate negro con frutos rojos y los aproveché.

Los repetiré sin duda porque fueron uno de los postres del cumpleaños de mi madre y causaron furor… Así que la próxima espero que salgan mejor. Más finitos, pero igual de sabrosos ;P

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s